DIVISA Y SOLAR DE LOS FARFANES DE LOS GODOS

En recuerdo a los Caballeros Farfanes de los Godos, cuyo apellido proviene del Privilegio concedido por el Rey Don Juan I de Castilla y puesto en vigor por el hijo de éste, el rey Don Enrique III, el 20 de Marzo del año 1.394, ya que el primero falleció en la Localidad de Alcalá de Henares el domingo 9 de Octubre del año 1.390, presenciando una exhibición a caballo que le habían ofrecido los caballeros Farfanes, Cristianos al servicio del rey de Marruecos y descendientes de Garcí Gómez, caballero descendiente de los cristianos deportados a África tras la batalla del Guadalete y que regresaron a Castilla en el año 1.390, como legítimos descendientes de los godos y así lo dice el rey Albohacen de Marruecos en una carta dirigida a don Juan I al enviarle a los Farfanes que éste previamente le había solicitado y que parte de ella dice: ¡ahí te envió a los que pedías, a los de tu ley de gran linaje, estos son los caballeros Farfanes de los Godos, de los antiguos de tu reino, son servidores y valientes y van encomendados a los reinos que eran de sus abuelos los reyes godos grandes, por lo que estos caballeros deseosos de mostrar su agradecimiento al rey por haber conseguido su repatriación, formaron un grupo que exhibirían sus habilidades con los caballos y las lanzas por lo que desde Sevilla se dirigieron a la Ciudad de Alcalá de Henares, donde se encontraba el rey, tras la batalla de Aljubarrota.

Tras escuchar la misa celebrada por el Arzobispo don Pedro Tenorio, la comitiva salió por la puerta llamada de Burgos de dicha Ciudad, para dirigirse al lugar donde se celebraría el espectáculo, estando en ello cuando el caballo del rey sufrió un tropiezo, cayendo el rey y falleciendo como consecuencia del golpe, siendo su hijo el rey don Enrique III, quien puso en vigor dicho privilegio y del cual como lo demuestra el apellido son descendientes los hombres y mujeres que forman parte de esta Corporación como expresión de su identidad histórica y continuando dicha Casa vigente en la actualidad, adaptándose a la nueva realidad legal en forma de corporación o asociación con personalidad jurídica propia , por lo que el día cuatro de Julio del año 2003 se reúne una Comisión Gestora, formada por don José María Farfán de los Godos García, Don Enrique José Farfán de los Godos Morales y Doña Encarnación Farfán de los Godos Morales, aprobando los Estatutos que deberán regir esta Divisa y Solar, por lo que el día cinco de Septiembre del año 2003, la Delegación de Justicia y Administración Pública de la Junta de Andalucía, al estar estas competencias transferidas por el Estado a la misma aprueba dichos Estatutos como norma reguladora de esta Institución, siendo el ámbito territorial, todo el territorio de Andalucía.

En Asamblea General de esta Corporación, celebrada el día 28 de Septiembre del año 2003, se aprueba el Reglamento de la misma por el cual se desarrollan los Estatutos de la misma y el cual queda como norma interna de esta Institución.

Posteriormente el día 20 de Marzo del año 2005, a propuesta del Presidente del Consejo, se celebra Asamblea General Extraordinaria, por el que se modifica al artículo 5 del Título IV en lo que se refiere al Ámbito territorial, por lo que se presentan de nuevo los Estatutos en el Ministerio del Interior con el citado artículo rectificado, quedando el ámbito territorial a nivel Nacional( todo el territorio español), siendo aprobados los nuevos Estatutos por el Ministerio del Interior el día nueve de Agosto del año 2005, asignándole el número de entidades Nacionales 585808.

Asimismo y debido a la vinculación de esta Casa, con la Casa Real de los Godos como especifica el apartado cinco del artículo 6 de los Estatutos, La Jefatura de Honor de esta Institución la ostenta el Jefe y Señor de la Casa Real de los Godos, como lo ha sido durante siglos, siendo este el legitimo representante de la extinta monarquía visigoda.

Dicha Institución se crea en memoria de aquellos que durante siglos mantuvieron incólume su identidad de origen godo e inquebrantable fe católica, legándonos una historia de la que como, herederos, tenemos el deber, el derecho y la obligación de mantener y legar a nuestros descendientes, pretendiendo reunir a los descendientes de dichos linajes, conservar y desarrollar las costumbres y tradiciones que siempre tuvieron.

La organización interna está estructurada según tradiciones, usos, costumbres y reglas adaptados a la nueva realidad legal.